Cosas que hacen los perros sobre las que nunca te paraste a preguntar

Los perros hacen cosas curiosas: lamer continuamente tanto cosas como personas, pelearse con sus juguetes, sacar la cabeza por la ventanilla del coche a 120 km/h. ¿Por qué lo hacen?

 

Nuestro perro es único y diferente a los demás. Puede incluso que sea el mejor del  mundo. Eso lo tenemos claro desde que entró en casa. No quiero ser yo quien te baje de esa nube pero quizá deberías saber que esas cosas que creías exclusivas de tu perro, que le hacen tan especial, prepárate para la mala noticia, en realidad las hacen todos.

Cuántas veces le has contado con entusiasmo a un amigo que cada vez que sales de la ducha tu perro viene a chuparte las piernas. "Fíjate lo que me quiere", añades. Pues lo siento: todos lo hacen. Y no, no pretenden lavar esa zona que te has dejado sin frotar, lo hacen porque los perros tienen en el paladar inferior un órgano que les ayuda, a través de la lengua, a identificar olores. Bueno, eso y que te quieren, claro.

Los perros nos chupan en señal de reconocimiento. Al nacer, la madre lo hace con los cachorros para activarles la circulación y que entren en calor. Y ellos, con los ojos todavía cerrados, es la manera que tienen de reconocerla a ella.

Lamen también cuando les gusta un sabor. Los perros suelen preferir los sabores salados, como el del sudor humano. Así que buena noticia: sabes bien.

Y chupan para demandar comida. No es interés, es amor: le has conquistado por el estómago.

Cuando ves a tu perro morder un juguete, sacudiéndolo como si no existiera un mañana, ¿piensas que está canalizando su enfado contigo contra la primera cosa que pilla?

No, son listos y considerados pero no tanto. Los perros son una subespecie del lobo y a veces dan muestra de comportamientos un tanto “salvajes”, y sacudir sus juguetes al estilo Godzilla es uno de ellos. Porque aunque tu fierecilla no levante dos palmos del suelo, también viene del lobo.

¿Y lo adorable que es cuando saca la cabeza por la ventanilla del coche? Siempre he pensado que estaba posando, no sea que pasara por la misma autovía algún fotógrafo de Vogue. Resulta que no es coquetería canina sino una cuestión de olfato. Su capacidad para reconocer olores es tal que ese torrente de viento le aporta un sinfín de placeres olfativos. Para él oler la naturaleza a 120 por hora es como cuando sacabas tu cassette del walkman para ponerla a todo volumen en la súper cadena estéreo de tu padre y te pegabas un buen bailoteo. Si no sabes qué es un walkman disfruta de tu juventud.

No es que tu perro no sea único y especial, es que todos los perros son únicos y especiales.

 
 

Todo para tu mascota

  • PetsLoverIn S.L.
  • Copyright 2017