Brewster, de bóxer esquelético abandonado en un refugio a perro feliz

Brewster es un bóxer fue abandonado en un refugio cuando pesaba apenas menos de siete kilos después de haber estado tres meses sin apenas comer, según los cálculos de los veterianarios. Gracias a un proceso de realimentación cada dos horas y de rehidratación el perro ya se encuentra mucho mejor y es feliz jugando con niños y personas.

 
 
 
 

Todo para tu mascota

  • PetsLoverIn S.L.
  • Copyright 2017