Canciones perras: temas inspirados por musas de cuatro patas

Los perros en general y algunos en particular han servido de inspiración a muchos autores musicales.

 

Los que tenemos perro sentimos algo muy especial por nuestro animal, a veces equiparable o superando lo que podemos sentir por algunas personas. Se trata de una relación amorosa en toda regla en la que sabemos con toda certeza que no vamos a ser engañados, traicionados o sustituidos. Es una relación en la que sólo nosotros podemos fallar. La entrega del perro hacia nosotros es algo que con ningún otro ser vivo podemos experimentar.

Teniendo en cuenta esto, resultaría imposible que esta peculiar forma de relación hubiera pasado desapercibida para los juglares del amor contemporáneos: los músicos. Y basta indagar sólo un poco para encontrar muchos ejemplos de compositores, solistas y grupos que han sido agraciados por la inspiración canina para derramar sus sentimientos por los perros en sus letras, voces, guitarras, pianos o cualquier medio que sirviera para convertir en música su amor perruno.

Los hay que cantan a los perros en general, seguro que guiados por su propia experiencia con uno o más amigos cuadrúpedos. Unos hablan de la relación idílica con estas mascotas, como Norah Jones en la canción Man of the Hour, donde compara cómo es amar a un perro y a un hombre. Por supuesto sale ganando el can: "Tú nunca mientes y nunca engañas. Y no tienes ningún equipaje atado a tus patitas delanteras".

En la misma línea, Cat Stevens en su I Love My Dog no para de repetir: "Amo a mi perro tanto como te amo a ti pero tú podrías desaparecer y mi perro estará siempre ahí".

Menos sentimental y más irónico es Loudon Wainwrigth III, que en su canción con arreglos country Man & dog, nos cuenta lo que supone para él pasear con su perro por la ciudad, diciendo cosas como que dejar las cacas en la calle es un crimen o que es una buena manera de conocer mujeres y una forma de mantenerse ocupado. El músico se hace el duro pero seguro que se derrite con su perrito.

Luego están los que homenajean a un perro en particular con el que han compartido momentos inolvidables. Red Foley, autor de Old Shep, canción que más tarde grabó  Elvis, hablaba emocionado de Hoover, un viejo pastor alemán que le salvó de morir ahogado en un lago cuando era niño y que finalmente tuvo que sacrificar porque sufría una grave enfermedad incurable. La canción acaba con esta declaración de principios: "Pero sé que si existe un cielo para los perros, ese viejo perro pastor tendrá un maravilloso lugar".

En honor al rey del Rock and Roll, otro famosísimo cantante, Neil Young, llamó Elvis a su perro y le dedicó su canción Old King (para no confundir, en la letra hablaba de su perro llamándole King).

Paul McCartney compuso Martha My Dear, un tema del famoso White Album de Los  Beatles, una canción de amor que, según confesión del propio McCartney, se refería a su perrita Martha, un pastor inglés. Aún hoy muchos piensan que aunque hable de su perrita, la canción esconde un mensaje hacia la que fue su pareja Jane Asher, con la que finalmente no se casó. Podría haber llamado a la canción Martha My Dear Metaphor.

Utilizar un perro como metáfora es lo que también hace Juan Perro (Santiago Auserón) en A un perro flaco. Tomando el principio del famoso refrán ("a un perro flaco todo son pulgas") habla de un perro callejero para referirse, con ritmo de son cubano, a la desventura de los desheredados.

Más anecdótica es la presencia de los perros en las canciones Seamus, de Pink FloydA Day In The Life, de Los Beatles. Seamus era el nombre del perro que utilizaron para grabar los ladridos que suenan de fondo en la canción de Pink Floyd. En la de Los Beatles, aseguran que suena una nota de frecuencia tan alta que sólo los perros pueden oír. Nunca podremos averiguarlo.

Y ya en el lado de las canciones perrunas reivindicativas nos encontramos con John Shipe y su Pit Bull Blues, donde el cantante se pone en el lugar de un Pit Bull para criticar los prejuicios contra su raza. Viene a decirnos que no son tan fieros como lo pintan. Canta con mucho pesar: "Hay un rumor flotando alrededor del condado de que me comí tres gatos, pero te juro desde lo más profundo de mi corazón canino que yo no hice eso, no, no hice eso".

Hay muchas más canciones con reconocida inspiración canina y seguro que habrá otras tantas que homenajean a los perros de manera más oculta. No todos los autores revelan sus fuentes místicas. Lo que sí podemos decir es que cuanto más frecuente sea la adopción de perros más historias de amor eterno se producirán y más canciones caninas se compondrán. Tal vez el mundo de la música ha encontrado así la única manera sincera de hacer canciones de amor que no sean finalmente de desamor.

 
 

Accesos directos

EDUCACIÓN CANINA

ALIMENTACIÓN Y ACCESORIOS

TURISMO RURAL PET FRIENDLY

HOTELES PET FRIENDLY

CLÍNICAS VETERINARIAS

NOTICIAS Y CONSEJOS

 

¿Eres un profesional?

Déjanos tus datos y contactaremos contigo para que puedas unirte a PetsLoverIn

 

Todo para tu mascota

  • PetsLoverIn S.L.
  • Copyright 2017