Dormir o no dormir con tu perro, ésa es la cuestión

Dejar que tu perro duerma en tu cama puede ser una buena opción, sólo hay que tomar ciertas precauciones, dejarse llevar y disfrutar de un profundo sueño.

 

Compartir la cama con el perro es más frecuente de lo que los propietarios están dispuestos a reconocer. Se calcula que casi la mitad de ellos duermen con su animal pero muchos creen dar muestras de debilidad y de falta de interés por la educación de su perro cuando confiesan que pasan sus noches abrazados a su amiguito.

Aunque hay quien no recomienda que nos dejemos vencer por la cálida compañía canina durante la noche, realmente no hay razones claras que lo desaconsejen. Sólo hay que tomar ciertas precauciones en determinados casos. Si ronca mucho te puedes poner tapones, lo mismo que harías si la que roncara fuera tu pareja. ¿Acaso la mandarías a dormir al sofá? Si el perro intenta abarcar demasiada cama, limita su territorio. Así de fácil. Piensa que si está bien educado, en la cama no te dará más problemas que fuera de ella.

Sin embargo, sí puedes encontrar buenas razones para dormir con tu perro. Por ejemplo: reduce el estrés y la ansiedad. Ideal para insomnes solitarios. No es una opinión, tiene base científica: la presencia de tu mascota aumenta los niveles de oxitocina y restringe la producción de cortisol, algo que traducido al lenguaje de la calle significa que relaja y da muy buen rollito.

También refuerza vuestro lazo afectivo. Son horas de intimidad compartida cada noche, de máxima confianza mutua. Si ya erais buenos amigos, ahora seréis inseparables. Si entre los humanos a veces la confianza se vuelve en contra, entre nosotros y las mascotas el roce hace el cariño.

Algo que puede resultar más sorprendente es que dormir con ellos no sólo les da seguridad a ellos, también nosotros nos sentimos más protegidos. Los perros tienen el sueño más ligero y están alertas para reaccionar ante cualquier ruido extraño. Y de manera automática se les activa su instinto de protección, lo que aumentará nuestra sensación de tranquilidad. Es una señal más de agradecimiento. Y de que nos ama.

Esto es aplicable a los niños y puede ser muy recomendable para tu hijo que duerma con el perro si al pequeño le cuesta dormir porque es ansioso o teme la oscuridad.

Hay que tener claro que es una opción. Cuestión de decisión. Ni se considera necesario ni se desaconseja. Si te gusta sentir su presencia mientras duermes, adelante. Conviene que seas consecuente y coherente. Si normalmente le dejas dormir contigo, no le regañes si alguna noche prefieres que duerma en su propia cama. Él no te entenderá y te mirará con cara de "¿de qué estás hablando?, esto no es lo que hablamos, ... ¿quién eres?".

Para mí ha sido siempre una manera de sentirme más cerca de mi perrita, y de que ella pueda pasar más tiempo conmigo. Yo lo tengo claro, en las noches de verano me gusta sentirla a mis pies y en lo más crudo del frío invierno prefiero ahorrar en calefacción y estufas y derrochar en abrazos nocturnos a mi perra.

 
 

Todo para tu mascota

  • PetsLoverIn S.L.
  • Copyright 2017