Trastorno de ansiedad por separación en los perros. ¿Mito o realidad?

El trastorno de ansiedad en los perros es un tema controvertido. Muchos expertos consideran que es una patología exclusiva del ser humano, que erróneamente extrapolamos al mundo canino.

 

Cuanto nuestro perro muestra síntomas de ansiedad por separación, el verdadero problema que existe es la mala comunicación entre perro y propietario o la excesiva dependencia del perro, de ahí la importancia de aprender a comunicarnos correctamente para reforzar la vinculación afectiva sin vicios que hagan más difícil o impidan su adecuado desarrollo emocional.

Si dejamos solo a nuestro peludo amigo en casa y no entiende por qué lo hacemos, es cuando sufre y muestra síntomas de ansiedad; no hemos sabido comunicárselo correctamente.

En la actualidad y por lo general, la vida que el humano ofrece al perro suele ser muy dependiente”, sostiene Erika Nieto, adiestradora PetsLoverIn. Les llevamos en brazos si tienen miedo, les tratamos como a nuestros bebés, les arrastramos de la correa para evitarles riesgos… “pero no les facilitamos las herramientas para entender esos riesgos y evitarlos por sí mismos”, apunta Erika, para quien solemos olvidar a menudo que los perros son mucho más inteligentes de lo que creemos y que están deseando aprender a hacer cosas, entender nuestras palabras y descubrir las herramientas que le permitan desenvolverse mejor en la sociedad.

Por lo general, cuando Erika Nieto trata problemas de esta índole las causan son:

  •  Existe un excesivo apego del perro hacia el dueño o dueños. El perro sigue al propietario por toda la casa esperando que le diga algo. La excesiva dependencia le lleva a desconocer qué hacer cuando está solo.

 

  • Si ladra en exceso cuando te vas de casa, probablemente sea un comportamiento habitual en su día a día. Los ladridos forman parte del lenguaje habitual que utiliza para comunicarse con sus propietarios. “Si tu perro se enseña a ladrar para pedir –agua, comida, pelota, etc.-, y tú eres receptivo, le estás enseñando a hacerlo, reafirmando su mal comportamiento”, explica Erika. Cuanto tu perro ladre, ignórale; y lánzale la pelota o bájale el cuenco de comida cuando esté callado. Poco a poco asociará que recibe lo que desea cuando está en silencio, y no al revés.

 

  • Los lenguajes canino y humano pueden indicar significados distintos. Podemos confundir al perro con señales que no interpreta como esperamos. “Cuando nos vamos de casa, acariciamos a nuestro perro y le decimos: Me voy a trabajar, pórtate bien, y a continuación cerramos la puerta. Según el lenguaje canino acabas de invitar al perro a que te siga. Sin embargo, cerramos la puerta, y es entonces cuando el perro ladra afeando tu comportamiento porque te has equivocado dejándole solo en casa”.

En estos casos, lo acertado es reducir la dependencia hacia el dueño enseñándole al perro ejercicios que le ayuden a pensar por sí solo, dándole seguridad para superar los problemas del día a día.

Reduciremos el nerviosismo, la vocalización excesiva o ladridos, aumentaremos de forma progresiva el tiempo que pasa solo, acostumbrándole a ello hasta que lo interiorice como algo positivo y natural que no debe temer.

Este tipo de conductas deben atajarse cuanto antes porque son complejas y pueden empeorar con rapidez, desembocando en problemas realmente graves”, puntualiza la adiestradora PetsLoverIn. Cuanto más tiempo se espere, más difícil será poner remedio. “Deben gestionarse muchos factores de forma adecuada, por lo que es recomendable dejarse guiar por un profesional que facilite el proceso”, sentencia Erika. 

 

 
 

Accesos directos

EDUCACIÓN CANINA

ALIMENTACIÓN Y ACCESORIOS

TURISMO RURAL PET FRIENDLY

HOTELES PET FRIENDLY

CLÍNICAS VETERINARIAS

NOTICIAS Y CONSEJOS

 

¿Eres un profesional?

Déjanos tus datos y contactaremos contigo para que puedas unirte a PetsLoverIn

 

Todo para tu mascota

  • PetsLoverIn S.L.
  • Copyright 2017