"El miedo, la ansiedad y la agresividad son los problemas de conducta más habituales"

Enric Juan Antolí forma parte de la red de adiestradores PetsLoverin, actividad que desarrolla en Barcelona. Con más de 18 años dedicándose profesionalmente al mundo del perro, la mayoría de su carrera profesional la ha desarrollado como educador canino. Además, ha colaborado con el servicio de etología de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y diversas entidades protectoras. Para Enric la educación juega un papel fundamental en el comportamiento del perro aunque -reconoce- no es el único.

 

¿Es correcto decir que hay perros malos o buenos, o lo acertado es decir que los hay mal o bien educados?

Hablar de comportamientos buenos y malos implica un cierto concepto moral que no es apropiado. Personalmente creo que lo correcto es hablar de comportamientos adecuados o inapropiados a una situación. Evidentemente la educación jugará un papel fundamental en el tipo de comportamientos que mostrará un perro, pero no es el único. El comportamiento se verá también condicionado por la genética o el estado de salud, así como por los cambios en su entorno.  

 

¿Qué papel juega el propietario de un perro en su comportamiento?

El propietario tiene un papel fundamental. Antes decíamos que el comportamiento del perro dependerá de múltiples factores y salvo la genética todos los demás dependen, en mayor o menor medida, del propietario. De él depende el entorno, la educación y la vigilancia de su salud, así que su papel resultará crucial.

 

El concepto de perro bien educado varía según el criterio de las personas. Para unas, un perro bien educado es aquel que hace sus necesidades fuera y no dentro de casa. Para otras, aquel que saluda a los invitados o ladra con medida. Objetivamente y desde un punto de vista profesional, ¿qué actitudes definen el buen o mal comportamiento de un perro?

La finalidad de la educación canina es conseguir un correcto encaje del perro en su entorno. Por ello podríamos definir los malos comportamientos como aquellos que dificultan o impiden la correcta convivencia con el perro. El resto de conductas serán más o menos aceptadas, según la tolerancia del dueño, y para ello no hay un patrón fijo.

 

¿Qué razas necesitan más la ayuda de un adiestrador?

Todos los perros necesitan ser educados y el consejo de un profesional, en especial si los propietarios carecen de experiencia, es siempre importante para conseguir buen comportamiento independientemente de la raza del perro.

 

¿Cuándo es acertado que el propietario de un perro requiera los servicios de un adiestrador?

Sería muy recomendable al inicio cuando el perro es cachorro o recién adoptado para así poder realizar un trabajo correcto desde el principio que nos ayude a prevenir posibles problemas en el futuro. Al margen de esto es recomendable siempre que aprecien un comportamiento que esté fuera de lo normal como el miedo excesivo o la agresividad, o ante cualquier conducta que dificulte la convivencia con él.

 

¿Cómo trabaja un adiestrador? ¿Sigue unas pautas o está sujeto a las características del perro?

Hoy en día la educación canina se basa en un profundo conocimiento del perro y ante un problema de conducta hay ciertos protocolos que es importante seguir, pero no hay que olvidar que cada perro es un individuo único lo que nos obliga a hacer siempre una valoración concreta en cada caso según sus características.

 

¿Cuánto tiempo o sesiones se necesitan para corregir el comportamiento del animal?

Es muy variable, como os decía antes cada perro es único y no hay un número mágico. El tiempo necesario dependerá de varios factores y uno de ellos es la implicación del propietario que, debido al ritmo de vida actual, no siempre es la óptima.

 

¿Cómo puede el dueño de un perro saber si está en manos de un buen educador canino?

Un buen profesional entiende de lo que está hablando y es capaz de explicarlo y, por supuesto, siempre respetará al perro y al propietario. Si nos propone el uso de medidas abusivas o basa su trabajo en que “tiene un don con los animales”, lo mejor será buscar otro profesional. 

 

¿Qué problemas de conducta del perro son las más habituales que trata como adiestrador?

Hay un poco de todo pero destacan dos tipos de problemas, los que tienen que ver con el miedo y la ansiedad, y las conductas agresivas. Es lógico que sea así ya que son dos problemáticas que dificultan mucho la convivencia y, en el caso de la agresividad, puede suponer un riesgo real para la seguridad de las personas.

 

 
 

Accesos directos

EDUCACIÓN CANINA

ALIMENTACIÓN Y ACCESORIOS

TURISMO RURAL PET FRIENDLY

HOTELES PET FRIENDLY

CLÍNICAS VETERINARIAS

NOTICIAS Y CONSEJOS

 

¿Eres un profesional?

Déjanos tus datos y contactaremos contigo para que puedas unirte a PetsLoverIn

 

Todo para tu mascota

  • PetsLoverIn S.L.
  • Copyright 2017