Todo lo que debes saber si quieres tener un SHAR PEI

Catalogada como una de las razas caninas más raras de mundo, el Shar Pei ha ganado popularidad en los últimos años convirtiéndose en una excelente mascota de familia.

 

Se trata de un perro tranquilo, independiente y con buenas dotes como perro guardián.

Orígenes

El Shar Pei, cuyo nombre significa “piel de arena”, es considerada una de las razas más antiguas del mundo, procedente de China su existencia se conoce desde el año 206 a.C. En aquella época, los Shar Pei eran considerados símbolo de energía, cariño y amor por la dinastía Han. A lo largo de la historia fueron utilizados para cuidar rebaños, para la caza y en peleas de perros.

En el siglo XIX la raza estuvo a punto de desaparecer con la llegada al poder los comunistas en China. Los perros  domésticos fueron considerados un lujo y se decretó que debían servir de alimento para combatir la hambruna, reduciendo su población a unos pocos ejemplares en 1950. En los años 60 se comenzó a restablecer la raza en Hong Kong.

Características

Los Shar Pei se caracterizan por su cuerpo arrugado cuando son cachorros. Con el crecimiento estos pliegues van desapareciendo, la piel se estira y adapta al cuerpo a medida que maduran.

Actualmente existen dos líneas de Shar Pei, la americana, con ejemplares más pequeños, gruesos y con las arrugas más marcadas; y la tradicional, más delgada. En general son perros de tamaño medio, aspecto compacto y musculoso. El peso de los machos oscila entre los 21-28kg y el de las hembras entre 18-22kg.  Su pelo es corto y brillante, de múltiples colores exceptuando el blanco: negro, marrón, azulado…

Una de las características más distintivas de la raza, además de los pliegues de la piel, es la lengua de color negro azulado, y su cola, corta, gruesa y enroscada.

Hogar

El Shar Pei es un perro tranquilo y equilibrado, poco ladrador, de carácter más parecido al de un gato, incluso en su costumbre de jugar a través de zarpazos. Le gusta vivir en familia y es muy cariñoso y protector con ella además de  reservado con los extraños, por lo que puede ser un buen perro guardián. Es una raza muy buena para convivir con niños y otros animales domésticos.

De cachorros pueden ser muy inquietos y juguetones pudiendo llegar a ocasionar muchos imperfectos en el hogar por lo que será importante adiestrarles desde pequeños para canalizar esa tendencia mordedora en los juguetes.

Se trata de una raza que se caracteriza por su independencia y testarudez por lo que su adiestramiento es algo más complicado que con otros perros. Los hábitos de ejercicio serán los habituales para perros de su tamaño: dos o tres largos paseos al día para hacer ejercicio, gastar energía y evitar la obesidad.

Cuidados y consejos

Se trata de una raza fuerte y sana, con un promedio de vida de unos 10-12 años.

Se tiende a creer que las arrugas del Shar Pei son un foco de problemas y enfermedades dérmicas. La realidad es que esta peculiaridad no incide en un mayor riesgo de infecciones ni requiere un especial cuidado. Sin embargo, las arrugas de la piel sí que pueden ocasionar algunas enfermedades oculares como el entropión.

Curiosamente, la piel del Shar Pei está recubierta de una grasa corporal protectora muy beneficiosa para el animal por lo que, para no dañarla, solo se aconseja bañarle una o dos veces al año.

Una enfermedad específica de esta raza es la fiebre del Shar Pei. Se trata de un desorden genético que termina destruyendo los riñones y el hígado. Los síntomas son letargo, falta de apetito, alta temperatura e hinchazón de hocico y ojos.

Al igual que otras razas, los Shar Pei además pueden sufrir enfermedades como displasia de cadera o codo, luxación de patela y sarna demodéctica.

 

 
 

Todo para tu mascota

  • PetsLoverIn S.L.
  • Copyright 2017