Vivir con un Boston Terrier

El Boston Terrier es originario de EEUU y, a pesar de su cara de pocos amigos, es alegre y juguetón.

 

Vuelves a casa del trabajo. Cruzas la puerta y sabes que no estás solo. Unos ojos te observan y te acechan en la oscuridad. Una sombra como la de un murciélago se proyecta amenazante. ¿Será Batman? ¡no!

La amenaza oscura salta de repente como un resorte para darte un beso en los morros. No es el Caballero Oscuro sino el pequeño caballero americano, más conocido como Boston Terrier, tu alegre y elegante amigo.

Este perro es muy popular en EEUU y desde hace unos años empezamos a verlo pasear por nuestras calles. Es fácil confundirlo con su primo hermano, el Bulldog francés, pero su pelaje blanco y negro dibujando un smoking y sus divertidos andares, te ayudaran a diferenciarlos.

Es el equilibrio perfecto entre los Bulldog y los Terrier. Más ligero y juguetón que los primeros pero sin el nervio característico de los segundos.

Lo que hace único al Boston Terrier es su personalidad. Siempre quiere tu compañía pero nunca se comporta como un perrito faldero. Te hará reír sin parecer gracioso, como un chiste de Eugenio. Y no le van las medias tintas: juega, come y quiere sin medida.

Es muy cabezota. Si desea un objeto lo mirará durante horas, sin pestañear. Si un Jedi logra cosas con el poder de su mente, el Boston Terrier conseguirá que le des lo que quiere con el poder de su encanto y de su inquisidora mirada. No sólo se parece al maestro Yoda en sus orejas y su expresión de viejo sabio.

En sus mayores virtudes están también sus mayores debilidades. Sus ojos saltones y expresivos son fuente de ternura y risas pero también de posibles problemas por estar expuestos a golpes y arañazos. Y su gran corazón, que te conquistará de por vida, es propenso a sufrir soplos y otras enfermedades.

Cuando cae la noche, te guardará una sorpresa: tras convencerte para que lo subas a la cama, no sólo te regalará su tierna compañía durante el sueño sino que la amenizará con una espectacular serenata de ronquidos. Cortesía de su hocico chato.

Quien tiene un Boston Terrier, tiene un tesoro. Yo llevo 12 años viviendo con uno y no ha habido día en que este payasito con smoking no me haya arrancado una sonrisa.

 
 

Accesos directos

EDUCACIÓN CANINA

ALIMENTACIÓN Y ACCESORIOS

TURISMO RURAL PET FRIENDLY

HOTELES PET FRIENDLY

CLÍNICAS VETERINARIAS

NOTICIAS Y CONSEJOS

 

¿Eres un profesional?

Déjanos tus datos y contactaremos contigo para que puedas unirte a PetsLoverIn

 

Todo para tu mascota

  • PetsLoverIn S.L.
  • Copyright 2017