Mi abuelo es el mejor

Tu perro sufrirá ciertos cambios al hacerse mayor. Está en tu mano que sus años dorados sean un camino bonito para los dos.

 

Cuántas veces de pequeño te han dicho “¿con quién quieres ir al parque, con papá o con mamá?”  y has pensado… "¡con el abuelo!". Y es que los abuelos tienen algo especial: son sabios, entrañables y divertidos. Pues con los perros pasa algo parecido.

¿Cómo podemos saber que nuestro perro ya es un abuelo? La equivalencia de edad entre perros y humanos suele resolverse calculando que un año perruno son siete años humanos. Es una manera de aproximarse aunque no es una ciencia exacta. La raza y el tamaño del perro son determinantes para calcular la equivalencia entre edad canina y edad humana. En algunas razas pequeñas puede rondar los cuatro años humanos por cada uno perruno, y en los bulldogs, sin embargo, es de trece.

Esta norma no se cumple durante el primer año, en el que el perro pasa de bebé a casi adulto, y en el caso de las hembras tienen su primer celo. Se podría calcular que el primer año equivale a 15 o 16 años humanos.

Cuando tu perro entre en la vejez, los primeros signos que verás son unas canitas que le salen alrededor de los ojos y en el hocico. Son preciosas y le sientan muy bien. Ríete tu de George Clooney. La parte no tan buena es que le pueden empezar a funcionar peor las articulaciones, el oído, la vista...  Pero esto les pasa a los perros y nos pasa a nosotros cuando vamos sumando años. Ley de vida.

La ancianidad de tu perro tiene muchas ventajas. Dormirá más horas al día, como cuando era cachorro, sólo que ahora lo hará de un tirón. Si era demasiado nervioso, lo será menos o casi nada. Puede que ya no haga tantas monerías como antaño pero seguirá conservando algunas o inventando otras más acordes a su edad. Os entenderéis mejor y él sabrá cómo agradarte cada vez más. No necesitará más educación y sus rutinas serán más fijas y más sencillas de satisfacer. Los dos habéis compartido todo muchos años y sabéis lo que os gusta y lo que no. ¡Como cualquier matrimonio bien avenido!

Además de revisar su salud con el veterinario, deberás tener en cuenta que su alimentación también cambiará. Nada complicado y que no te esperes: menos grasas, más proteinas y alguna vitamina extra. Lo que su cuerpo ya no genere, se lo damos nosotros, faltaría más.

Si el perro no ha envejecido contigo sino que quieres adoptar directamente un abuelete, también encontrarás ventajas. Los perros viejitos sin hogar lo tienen más difícil para ser adoptados. Ésta ya es una razón para decantarnos por ellos, pero hay más. Aunque la belleza esté en el interior, el tamaño en este caso es importante.  Conocer qué peso va a alcanzar un perro te ayudará a saber si se adaptará a tu vida diaria. Bien, pues con un perro viejito no tendrás ninguna duda, ése será su tamaño hasta el fin de sus días.

También sabrás que el carácter que tenga en ese momento ya no cambiará. Así que si buscas un perro con unas características muy concretas, cuanto mayor sea menos sorpresas te llevarás con los años.

El perro anciano también sabe más por viejo que por perro y sabrá que realizas un gran acto de amor si lo adoptas, teniendo en cuenta que casi todo el mundo se decanta por los cachorritos. El haber sufrido las miserias del abandono hace que sea más consciente de todo lo que le das.  Todos los perros quieren agradar a sus dueños y agasajarlos con mimos, pero cuando un perro viene de experiencias tan duras, todavía más.

El Papa Francisco dice que los perros van al cielo y yo siempre he oído que la gente buena va al cielo también, así que si adoptas a un abuelo los dos tendréis pasaporte directo.

 
 

Accesos directos

EDUCACIÓN CANINA

ALIMENTACIÓN Y ACCESORIOS

TURISMO RURAL PET FRIENDLY

HOTELES PET FRIENDLY

CLÍNICAS VETERINARIAS

NOTICIAS Y CONSEJOS

 

¿Eres un profesional?

Déjanos tus datos y contactaremos contigo para que puedas unirte a PetsLoverIn

 

Todo para tu mascota

  • PetsLoverIn S.L.
  • Copyright 2017